ESCUELA INCLUSIVA

EXHORTACION APOSTOLICA CATECHESI TRADENDAE.

Minusválidos

41. Se trata ante todo de los niños y de los jóvenes física o mentalmente minusválidos. Estos tienen derecho a conocer como los demás coetáneos el “el misterio de la fe”. Al ser mayores las dificultades que encuentran, son más meritorios los esfuerzos de ellos y de sus educadores. Es motivo de alegría comprobar que organizaciones católicas especialmente consagradas a los jóvenes minusválidos tuvieron a bien aportar la Sínodo su experiencia en la materia, y sacaron del Sínodo el deseo renovado de afrontar mejor este importante problema. Merecen ser vivamente alentadas en esta tarea.


Escuela Inclusiva.

Antes de comenzar propiamente a desarrollar lo que es la educación inclusiva, quisiera distinguir entre lo que es la integración y lo que es la educción inclusiva.
El término; inclusión está siendo adoptado en el contexto internacional (Estados Unidos, Canadá, Reino Unido) con la intención de dar un paso adelante respecto a lo que ha supuesto el planteamiento integrador hasta hora. Las razones que justifican este cambio serían, supuestamente para una mejora en el ámbito educativo y no solo a nivel intelectual sino también a nivel moral es decir en cuanto a las relaciones personales.
La inclusión comunica más claramente y con mayor exactitud, que todos los niños necesitan estar incluidos en la vida educativa y social de las escuelas del barrio, y en la sociedad en general, no únicamente dentro de la escuela ordinaria, pues no sería completo el aprendizaje siempre quedaría una parte incompleta y de lo que nos está hablando la catechesi tradendae, es que todos, y especialmente los niños deben de tener una misma educación y nada de discriminación o de exclusión.

Podríamos ver ligado con lo que estamos tratando el tema de la integración pues está siendo abandonado, ya que implica que la meta es integrar en la vida escolar y comunitaria a alguien o a algún grupo que está siendo ciertamente excluido. El objetivo básico de la inclusión es no dejar a nadie fuera de la escuela ordinaria, tanto educativa, física como socialmente, pues se requiere de ambos espacios para realizarse como persona.

En las escuelas inclusivas el objetivo es centrarse en cómo construir un sistema que incluya y esté estructurado para hacer frente a las necesidades de cada uno de los alumnos, ya que no es un camino fácil pero tampoco es imposible.

No se asume que las escuelas y aulas tradicionales, que están estructuradas para satisfacer las necesidades de los llamados "normales" o la mayoría, sean apropiadas y que cualquier estudiante deba encajar en lo que ha sido diseñado para la mayoría. Por el contrario, la integración de estos alumnos lleva implícita que realmente estén incluidos y participen en la vida académica.
De aquí, la responsabilidad del equipo docente de la escuela, ya que tiene que acomodar ésta a las necesidades de todos y cada uno de sus alumnos, que como ya sabemos son diversas las necesidades. Un cambio con respecto al planteamiento de ayudar sólo a estudiantes con discapacidades. El interés se centra ahora en el apoyo a las necesidades de cada miembro de la escuela, el desafío es cómo encarar este planteamiento, pues no es solamente del alumno sino también del profesor, y tratar de que sea apto para este servicio.
Sin embargo estos cambios deberían llevar a los alumnos, profesores y padres a modificar su perspectiva sobre la escuela, puesto que el problema o dilema ante el que estamos, ya no es cómo integrar a algunos alumnos con necesidades educativas especiales, sino cómo desarrollar un sentido de comunidad y apoyo mutuo que fomente el éxito entre todos los miembros de la escuela. Es decir, estaríamos ante un grupo de individuos que han aprendido a comunicarse honestamente, desarrollando un compromiso significativo entre ellos, es decir que han aprendido a convivir, como ya lo hemos dicho no solamente en el ámbito intelectual sino en el acompañamiento personal.
Ahora tenemos que plantear otra situación como deben ser las escuelas inclusivas en que aspectos deben enfatizar, pues teniendo claro hacia dónde va dirigido tiene sentido la comunidad y el establecimiento es decir el aula, para que en la escuela todos tengan sensación de pertenencia, se sientan aceptados, apoyen y sean apoyados por sus iguales y otros miembros de la comunidad escolar, al tiempo que se satisfacen sus necesidades educativas.
Ahora si ya entramo en lo que serian las comunidades inclusivas, los talentos de cada uno, incluyendo los de aquellos con profundas discapacidades, superdotación o comportamientos distorsionadores, son reconocidos, fomentados, y utilizados al máximo. Cada persona es un miembro
importante y valioso con responsabilidades y con un papel que desempeñar para apoyar a los demás, lo que ayuda a fomentar la autoestima, el orgullo en los logros, el respeto mutuo y un sentido de pertenencia y valía entre los miembros de la comunidad. Esto no podría ocurrir si ciertos estudiantes siempre recibieran y nunca dieran apoyo.

Si consideramos de otra manera la educación inclusiva, es el lugar donde los estudiantes, padres y educadores no establecen amistades, compromisos y lazos entre ellos (es decir, donde hay una ausencia de comunidad), hay un aumento de problemas con una disminución de logros, abandono de estudiantes, y justamente esto es lo queremos evitar.
Las escuelas inclusivas pueden tener varias ventajas sobre los enfoques tradicionales que tratan de ayudar a los estudiantes con discapacidades o desventajas "para encajar en la escuela ordinaria". Una ventaja es que todos se benefician porque las escuelas inclusivas se centren en desarrollar escuelas comunitarias de apoyo y cuidado para todos los estudiantes, más que en seleccionar categorías de estudiantes. Algunos padres y educadores han encontrado difícil motivar al personal escolar y a los miembros de la comunidad para reestructurar las escuelas de forma que beneficien a un estudiante o a una categoría seleccionada de estudiantes. Centrarse en el desarrollo de escuelas comunitarias inclusivas evita este problema al dar a cada uno una razón para participar.

La educación inclusiva es una actitud, un sistema de valores y creencias, no una acción ni un conjunto de acciones. Una vez adoptada por una escuela o por un distrito escolar, debería condicionar las decisiones y acciones de aquellos que la han adoptado. La palabra incluir significa ser parte de algo, formar parte del todo. Excluir, el antónimo de incluir, significa mantener fuera, apartar, expulsar. Estas definiciones empiezan a servir de marco para el creciente movimiento de construcción de las escuelas inclusivas. El mismo significado de los términos inclusión y exclusión nos ayuda a entender la educación inclusiva.
Ahora también lo tenemos que enfocar hacia el ámbito pastoral. La respuesta del niño y del joven del mañana, es de gran importancia en cuanto a una buena formación intelectiva y moral, pues vemos que hay un desinterés y un rebajamiento de los valores.

Esto a nosotros nos debe motivar y cuestionar, pues el día de mañana estaremos al frente de un colegio o de alguna institución educativa y debemos de tener herramientas solidas con las cuales seguir construyendo, una comunidad de verdaderos hermanos. En los países de América Latina se vienen realizando esfuerzos importantes alrededor de la educación de los estudiantes con discapacidad, garantizando que esta sea inclusiva, sin embargo es difícil conocer las investigaciones que se realizan en el tema y las buenas prácticas que se implementan.

miércoles, 29 de septiembre de 2010 en 19:05

0 Comments to "ESCUELA INCLUSIVA"

Publicar un comentario